Saltar al contenido principal

¿Por qué tengo que permitir acceso total?